Historia

Toda Iglesia tiene una cabeza que Dios coloca por delante, y en el Ministerio Evangelístico Nuevas de Amor y Paz (MENAP) ha sido voluntad del Señor el poner al Pastor Fernando García Aguilera, quien recibió el ungimiento pastoral y la imposición de manos en noviembre de 1991 por parte del Pastor Pablo Hoff, fundador del Instituto Bíblico Nacional de Chile, apoyado por otros pastores de distintas denominaciones, además de profesores y alumnos de dicho instituto. De esta manera se cumplía una promesa entregada para su vida desde su niñez y en numerosas ocasiones, lo cual daría para narrar otra historia, mas lo importante es que ahí comenzaba a gestarse un Ministerio que Dios levantaría para poner su Nombre en lo más alto y ser un canal de bendición para muchos necesitados de su Palabra. Le invitamos a conocer esta apasionante historia, la cual le dará a conocer cuán grande, poderoso, sorprendente, misericordioso y amoroso ha sido nuestro Dios.

CONOZCA NUESTRA HISTORIA POR CAPÍTULOS


1991 – 1996, LA PREPARACIÓN CON UN ALTO PRECIO

Así fue que comenzó la misión y la visión de “Nuevas de Amor y Paz”, con nuestro Pastor Fernando García que comenzaba su labor pastoral ayudando a levantar espiritualmente una Iglesia local de la comuna de La Pintana, en la capital Santiago, que había perdido la cobertura de su Iglesia Matriz; además de haber iniciado un año atrás un programa radial de 30 minutos con mucho esfuerzo tanto en lo económico como en el horario, ya que se transmitía de lunes a viernes de 06:30 a 07:00 de la mañana. La obra del Señor comenzó a avanzar y las promesas de que el Menap sería de tremenda bendición para nuestra nación comenzaron a ser entregadas en muchas ocasiones por Dios. Muchos eran grandemente bendecidos en la Iglesia local, y después de algunos años madrugando en la radio, se lograba tener un mejor espacio en horario prime y en una radio de alcance nacional. Pero este periodo sería de una preparación con un costo altísimo, ya que el enemigo conocía muy bien las promesas entregadas por Dios para el Menap, y es por eso que se levantó de una forma impresionante para destruir totalmente la obra que Dios había levantado. A pesar de la difamación gravísima y de que muchos daban por muerta esta obra, Dios estaba forjando algo grande que vendría porque simplemente estaba en sus planes; pero que tuvo que suscitarse a un precio que muy pocos conocen de verdad.
Es así como en diciembre de 1996, con todos esos años predicando en radio y trabajando para el Reino de Dios, Él pone en el corazón de nuestro pastor el  arrendar un lugar para abrir oficialmente el primer Templo del Menap y además concretar legalmente la existencia de nuestro Ministerio. El lugar elegido por Dios fue el Teatro Camilo Henríquez, ubicado en Amunátegui 31, comuna de Santiago.

1997, EL COMIENZO CONTRA VIENTO Y MAREA

En diciembre de 1996 nuestro Ministerio hace una convocatoria a través del programa radial a todos los colaboradores y auditores para compartir un culto de alabanza a Dios, y para celebrar el inicio oficial y legal del Menap (aunque ya existía desde antes), el cual se realizó el sábado 25 de enero de 1997 con una asistencia aproximada de trescientas personas. En esta reunión especial, además de agradecer a los hermanos por ser auditores de nuestro programa y sobre todo a aquellos que colaboraban mensualmente para pagar el arriendo del espacio radial, se instó a todos los que no se estaban congregando a ser parte de nuestro Ministerio, el cual realizaría sus cultos todos los sábados en ese mismo lugar. Al siguiente sábado aproximadamente unas cuarenta personas llegaron a compartir el culto y a confirmar que deseaban ser miembros de nuestra Iglesia.
A pesar de que muchos miraban incrédulos que el Menap renaciera de las ruinas, y otros presagiaban sólo un par de meses a esta obra, el Señor comenzó a recordar esas promesas que nos había dado en los años anteriores, y que parecían que se las había llevado la tormenta vivida, pero nuestro Dios recalcaba semana a semana que este Ministerio crecería en forma vertiginosa para poner su Nombre en alto y para llevar el Evangelio de salvación a miles de personas. La Iglesia comenzó a crecer, y la necesidad de reunirse otro día más estaba latente; es por eso a fines de ese mismo año inicial (1997) y en un acto de fe (debido a que el arriendo de otro día más significaba el doble del precio) se arrienda el día domingo.
Aquel lugar arrendado para las reuniones del Menap tenía como gran ventaja el ser un lugar muy cómodo, elegante, acogedor y con una ubicación en pleno centro de Santiago, pero la gran desventaja era que nunca podríamos tenerlo a tiempo completo, ya que los dueños (Círculo de Periodistas de Santiago) lo usaban a veces los días de semana para sus conferencias o para arrendarlo a otras entidades y/o organizaciones, y además decían que no era el fin para el cual fue creado. Pero Dios estaba haciendo crecer su obra y algún día el Menap necesitaría un lugar para establecerse a tiempo completo.
En ese mismo año, con el fin de establecer el programa radial en una radio de mejor cobertura de la que se estaba en ese momento, el Menap comienza a transmitir su programa a través de Radio Carrera. Este nuevo inicio sería una vez más con mucho esfuerzo, ya que no había horarios disponibles y la programación concluía a las 02:00 de la mañana, mas con la ayuda de Dios se tomó un espacio de lunes a viernes de 02:00 a 03:30 am. Al contrario que lo que se podría pensar, el programa contaba con una gran sintonía y muchos eran grandemente bendecidos; además Dios nos había instado a ser constantes, ya que Él abriría paso en esa radio para más adelante tener mejores horarios.

1998 – 1999, LOS PRIMEROS PASOS DE FE

En el año 1998 comenzaron a hacerse los primeros bautismos y vigilias como Ministerio. Además, se extendió el arriendo del domingo para todo el día (antes era desde las 15:00 hrs), para así comenzar a desarrollar en las mañanas las primeras escuelas dominicales y así entregar enseñanza bíblica a sus miembros. Este lindo paso traería una necesidad; al ser la escuela dominical en la mañana, muchos deseaban quedarse en el Templo para esperar el culto de la tarde, ya que el volver a sus hogares y regresar posteriormente les hacía gastar más tiempo y dinero. Es por eso que en el subterráneo del Teatro (el cual era un pasillo largo y angosto) se pusieron unas mesas para que los que deseaban quedarse se sirvieran la colación que cada uno llevaba. A los meses después se formó un grupo de casino para preparar un solo almuerzo para todos, mas el gran problema era que más de cincuenta personas se quedaban, lo cual hacía muy estrecho el subterráneo.
Al comenzar el año 1999 el Menap guiado por Dios decide tomar el Teatro desde el día jueves hasta el domingo, para así agregar un culto general en la semana y dar inicio a las primeras reuniones de dorcas. Esto era un tremendo desafío, ya que significaba incrementar otra vez al doble los gastos al pasar de arrendar dos días a cuatro. Además, esta petición no agradaba a los arrendadores, pero después de muchas conversaciones ellos aceptaron y también se acordó arrendar una pequeña oficina en el 5º piso de aquel edificio a tiempo completo, para la atención de los hermanos durante la semana. Pero esto sería sólo un paso más a lo que vendría, ya que Dios había prometido que ese lugar estaría en manos del Menap a tiempo completo. Fue así como en ese año se agregó otra reunión general los días jueves y más temprano la reunión de dorcas.
El Señor Jesús siguió bendiciendo grandemente nuestras vidas y su Espíritu Santo nos llenaba cada día. Las alabanzas que se entonaban en los cultos eran grabadas y tocadas en los programas radiales, lo cual producía algo hermoso en muchos corazones. Con esto como empuje, y además con grandes promesas entregadas por el Señor a nuestro pastor muchos años atrás cuando aun no recibía el ungimiento pastoral, Dios nos permitió grabar un cassette con ocho himnos que se entonaban en nuestras reuniones; grabación que fue realizaba en forma totalmente artesanal con nuestro pequeño Coro y congregación cantando en vivo. Éste fue el primer volumen del Coro Instrumental y se tituló “Himnos Pentecostales”. La congregación seguía creciendo en Palabra de Dios y en cantidad, ya que en ese año alcanzaba aproximadamente los doscientos miembros, y aunque el Templo aun tenía bastante espacio disponible, el gran problema se encontraba en los comedores en el subterráneo que simplemente estaba colapsado y se transformaba en algo hasta desagradable. Mas en varias ocasiones nuestro pastor alentó a los miembros a ser pacientes en el Señor, y a proclamar que pronto Él nos entregaría un lugar espacioso y acogedor para atender cómodamente a los hermanos en la hora de almuerzo y once.
En el área radial, después de casi un año y medio trasnochando debido al horario del programa, el Señor nos permite tomar de 01:00 a 02:30 am, y unos meses después de 00:00 a 02:00 am, lo que significaba un horario menos sacrificado y además aumentando en 30 minutos el espacio.
En diciembre de 1999 se celebró nuestro 3º Aniversario, el cual quedó marcado para siempre en nuestros corazones. Dios a través de un evangelista invitado nos habló diciendo que “nos entregaba el lugar a tiempo completo”, además de otras grandes promesas tanto a nivel de Ministerio como a nivel personal a nuestro pastor y líderes de ese momento. Fue así como bajo la guía del Espíritu Santo, en los últimos días del año se habla con la directiva del Círculo de Periodistas de Santiago (nuestros arrendadores) para que nos entreguen el Teatro a tiempo completo, además de todas las dependencias del 7° piso del edificio para hacer amplios comedores. Después de la incredulidad de parte de ellos por tal magna petición (que siempre había sido recalcada por ellos como imposible) y con la poderosa intervención de la Mano de Dios, aceptaron la propuesta.

2000 – 2001, EL PRIMER CRECIMIENTO EXPLOSIVO

Es así como el 1 de enero de 2000 se arrienda a tiempo completo el Teatro y se comienza a habilitar el 7° piso como comedores y oficinas. Sin duda, ese año fue el año de la revolución en el Menap, ya que se hacían totalmente reales las promesas del Señor sobre aquel lugar; además la cantidad de miembros aumentaba explosivamente. El templo, que al principio era gigante para la cantidad de miembros, ya era estrecho, alcanzando su capacidad máxima cada domingo por la tarde, que era de trescientas personas aproximadamente. La presencia de Dios se movía poderosamente, y muchos eran restaurados a través de la Palabra, la oración y la alabanza. Mas si alguien pensaba que las promesas de Dios terminaban allí estaba muy equivocado.
En agosto de ese año, en una reunión especial, Dios habla a través de un predicador invitado diciendo: “Haz crecido mucho, pero esto es sólo el 10% de lo que crecerás. ¿Ves el Templo? Está repleto. ¿Dónde pondrás al 90% que viene de camino?, Pero no te preocupes, porque los sacaré de aquí y los llevaré a un lugar mucho más grande que este, y el lugar ya lo tengo preparado, y está muy cerca de aquí”. Sin duda, esta fue la profecía más grandiosa e impresionante que habíamos escuchado en nuestra vida, pero era necesario tomarla con calma y dejándose guiar totalmente por Dios. En octubre de ese año, Dios nos da la oportunidad de grabar el segundo volumen de nuestro Coro, que se titularía “Si cruzas este valle”, el cual sería lanzado no sólo en cassette, sino también en CD.
Llegó el 2001 y Dios continuó haciendo cosas grandes, entre algunas cosas el abrir las puertas para una gira pastoral en más de 25 iglesias en Río de Janeiro, Brasil, durante el mes de enero. Y en julio en más de 10 iglesias para una gira con el grupo de alabanza.
La membrecía seguía creciendo y ya el lugar se veía colapsado, por lo cual ese año se comienzan a realizar dos reuniones generales los domingos (a las 16:00 y 19:00 hrs), para alternar a los asistentes y así descongestionar un poco un Templo que se veía sobrepasado a su capacidad.
En el ámbito radial, el Señor nos abría un mejor espacio, ya que ahora el programa comenzaba a las 22:30 horas; sin duda Dios era fiel y premiaba la constancia de haber estado en los años anteriores en horarios muy tarde.
En agosto de 2001 se cumplía un año de la profecía dada por Dios de sacarnos de ese lugar, pero el Menap esperaba firme en el Señor, sin apurarse ni desesperarse, porque sabíamos que Él tenía todo en su Mano y tomaría los medios para emprender un tremendo desafío como el mudarse de un lugar cómodo, acogedor y céntrico en el cual estábamos muy bien establecidos. Él había dicho que el lugar lo tenía preparado y que estaba muy cerca del Teatro que arrendábamos en ese momento, aunque humanamente no se veía fácil el encontrarlo. En este periodo comienzan a suceder una serie de cosas que nos muestran que llegaba el momento de emprender el viaje, y se comenzó a buscar lugares como opciones de traslado, mas no aparecían. Hasta que un día un joven de la congregación instó a nuestro pastor a ver un lugar que estaba en calle Unión Latino Americana, en la comuna de Santiago. Acompañado de algunos líderes, al llegar fuera del edificio, Dios habla al corazón de nuestro pastor haciéndole sentir que ése era el lugar que Él tenía escogido para el Menap. Al entrar y pedir una entrevista con los dueños, confirma dos cosas tremendas; primero, que el tamaño de aquel lugar en metros cuadrados era prácticamente siete veces más grande que el lugar donde estábamos, y lo segundo, que el precio del arriendo era aproximadamente el 300% más alto de lo que se pagaba en Amunátegui 31 con el 7° piso incluido. Pero otra vez la poderosa intervención de la Mano de Dios estaría presente para llegar a un acuerdo inédito (y sin sentido para hombres de negocios) ya que ellos aceptaron la proposición de firmar un contrato de arriendo con un precio muy por debajo del que pedían, el cual aumentaría cada seis meses en tres ocasiones para recién llegar al valor real. El jolgorio fue tremendo en toda la congregación, ya que se cumplía algo que de verdad era tremendo.
En el mes de noviembre nuestro Coro graba su tercer volumen “Prometiste regresar”, el cual sería el último en ese lugar; y el domingo 30 de diciembre se realiza la última reunión en Amunátegui 31, cerrando así un ciclo de cinco años en aquel lugar.

2002, EL NUEVO COMIENZO

El 1 de enero de 2002 se comenzaba la instalación en el Nuevo Templo. Había muchos arreglos que hacer para habilitar el lugar como Templo y el tiempo apremiaba. El desafío era gigante; a pesar del inédito precio cedido al principio por los dueños del lugar, no dejaba de ser una cifra inalcanzable humanamente, pero estábamos seguros que Dios proveería todos los medios para mes a mes cumplir con el arriendo. Para muchos era una locura, para otros un despilfarro, mas Dios había hablado que ese era el lugar en el cual quería a su pueblo; que muchos llegarían sedientos y necesitados de la Palabra de Dios, que aquel lugar sería conocido no sólo en Chile sino también en muchos otros países, y además vendrían de todos los continentes a dejar y recibir bendición. Sin duda, muchas promesas parecían demasiado lejanas, hasta inalcanzables, pero el Señor tenía todo en su Mano, la cual nos guiaba en cada paso que se daba. Es así como el sábado 5 de enero de ese año se realiza la inauguración de nuestro nuevo Templo, el cual se llamaría “Betesda”.
Dios continuó bendiciendo su pueblo, y proveyendo sus necesidades, pero de todas maneras el Menap debía ultimar todos sus recursos para pagar mensualmente el arriendo del Templo. Al cumplirse los primeros seis meses la situación no daba para cumplir con la primera alza acordada en el contrato, mas confiábamos en que Dios nos había llevado a aquel lugar y Él tomaría los medios. Fue así como después de algunas conversaciones con los dueños (otra vez sin sentido para hombres de negocio), ellos deciden no aplicar la primera alza en el arriendo.
En otras áreas, se proyectaba para el año siguiente una remodelación del Templo, ya que éste constaba de dos galpones (uno se estaba utilizando como Auditorio y el otro como comedores), y la idea era desarmarlos para hacer una nueva estructura que dejara todo como un solo galpón, el cual sería el Templo. Ahora bien, aunque a los dueños les parecía una excelente idea, jamás se mencionó quién correría con esos gastos.
En el área radial, el Menap instalaba su primer estudio de radio dentro del mismo templo, lo cual haría posible transmitir desde ahí mismo sin tener que ir a los estudios centrales de la radioemisora.
En el ámbito de las grabaciones, en ese año se daba lugar a la primera grabación de una producción de alabanzas y adoración inéditas en vivo, la cual sería el primer volumen de Linaje del Altísimo titulado “Sin nada que ofrecer”.
Nuestro Dios seguía entregando grandes promesas, y muchos durante este año se sumaban a la membrecía, mas esto no se reflejaba en los ingresos de la Iglesia. Se acercaba fin de año y se hacía latente la segunda alza del contrato de arriendo, lo cual era una tremenda problemática a enfrentar, ya que los recursos apenas daban para pagar el valor inicial. Como los recursos materiales no estaban, sabíamos más que nunca que nuestros únicos recursos eran espirituales; por lo cual nuestro pastor junto a varios líderes comenzaron una cadena de ayuno y oración, clamando a Dios para que otra vez su poderosa Mano interviniera, ya que había sido Él quien nos había llevado a ese lugar. Al mismo tiempo que sucedía esto, los ingenieros de la empresa de los dueños hacían sus planos y presupuestos para la eventual remodelación del Templo, y así transformar los dos galpones en un solo auditorio.

2003, LA PRUEBA DE FUEGO

Sin lugar a dudas, este es un año trascendental, tanto en su comienzo como en su final. Al comenzar el año los dueños visitan el Templo para llevar el presupuesto de la remodelación y analizar el alza establecida en el contrato. Presentan el proyecto a nuestro pastor haciéndole ver que el costo de los trabajos era similar al arriendo de un año entero, lo cual era carísimo. A pesar que esperábamos la respuesta de Dios a nuestro clamor, grande fue nuestra sorpresa cuando los dueños le mencionan a nuestro pastor que no se preocupara, ya que ellos asumirían el total del costo de remodelación del Templo, y además habían considerado mantener el precio del arriendo sin alzas debido al buen cumplimiento mensual de los pagos. Indudablemente, era la Mano de Dios obrando en forma poderosísima, ya que esto queda fuera de toda lógica humana y comercial.
A fin de enero comienzan los trabajos de demolición y reconstrucción, lo que provoca un momentáneo caos al tener que realizar los cultos en la primera parte del inmueble, mas sabíamos que era por una muy buena causa. Además, veíamos cómo Dios cumplía sus promesas, y cómo muchas más almas llegaban para ser parte de esta gran obra. En ese entonces eran más de cuatrocientos los miembros del Menap, y el Señor seguía derramando su Presencia en cada uno de ellos.
A mitad de año, el nuevo Templo estaba terminado, con una estructura preciosa y con una capacidad cómodamente para mil quinientas personas, pero al mismo tiempo se cumplía el plazo de la tercera alza en el contrato. Ante este panorama, y pidiendo la sabiduría a Dios para tomar la mejor decisión, se le plantea a los dueños que a cambio de no aplicar la tercera alza (aunque en rigor sería la primera) se les entregaba los últimos doce metros del Templo para que lo utilizaran en sus negocios y con salida a la calle de atrás (Bascuñán Guerrero), lo cual fue aceptado por ellos. Sabíamos que la pérdida de ese espacio no nos perjudicaba en absoluto, ya que sin él seguíamos con una capacidad que era más del doble de la cantidad de miembros, mas también sabíamos que algún día Dios nos permitiría recuperarlo, ya que Él nos había llevado allí y nos seguía hablando de que una gran multitud venía en camino. Necesitaríamos algún día ese espacio para cuando se completara el 90% restante que Dios prometió en Amunátegui el año 2000.
En el ámbito musical, durante todo el mes de Agosto algunos integrantes de Linaje del Altísimo realizan una gira por varias Iglesia en Río de Janeiro, Brasil; y el Coro Instrumental comienza a prepararse para la grabación de su cuarto volumen.
Como mencionábamos anteriormente, éste fue un año trascendental en su comienzo y final. Al acercarse fin de año, el enemigo ya venía gestando un plan para destruir la obra del Señor; siempre lo había intentado, mas en esa ocasión fue verdaderamente una “prueba de fuego” para el Menap, que el ataque no sólo vino desde afuera, sino también desde dentro. El Coro que estaba a punto de grabar se quedaba prácticamente con la mitad de sus integrantes, y muchos que habían sido líderes en distintas áreas de la Iglesia proclamaban con seguridad la pronta destrucción total del Menap. Pero Dios siempre ha sido fiel, y a pesar de la batahola que se vivía en ese instante, se grabó el cuarto volumen “Rompe las Cadenas”, el cual ha sido uno de los que más ha trascendido en miles de personas y en lugares que jamás pensamos llegar a través de una grabación.
Se terminaba el año con la armadura desgastada, pero con la confianza que mayor era nuestro Dios que cualquier adversidad que pudiéramos vivir.

2004, LA RESTAURACIÓN


Pronto actualizaremos los capítulos restantes de nuestra historia; recuerde que estamos comenzando desde cero a rearmar nuestra nueva página, lo cual será un proceso lento, mas pronto usted conocerá todo lo glorioso que ha sucedido hasta este 2014. Si piensa que lo que ha leído es lo máximo, está muy equivocado!!!.